Descubre los beneficios y potencial de la energía geotérmica en la actualidad

La energía geotérmica es un tipo de energía renovable que utiliza el calor proveniente del interior de la Tierra para generar electricidad y suministrar calefacción. A menudo considerada como una forma de energía limpia e inagotable, la energía geotérmica es una alternativa prometedora frente a los combustibles fósiles.

En el presente artículo, exploraremos los beneficios y el potencial de la energía geotérmica en la actualidad.

La energía geotérmica en cifras

Según la Agencia Internacional de la Energía (AIE), la energía geotérmica representó el 0,3% de la generación mundial de electricidad en 2018. Sin embargo, aunque su cuota es relativamente pequeña, el incremento anual de la capacidad de energía geotérmica ha sido constante en los últimos años.

Según la AIE, la capacidad instalada de energía geotérmica ha aumentado de 7,7 GW en 2010 a 14,9 GW en 2020. El mayor productor de energía geotérmica es Estados Unidos, seguido por Indonesia, Filipinas, Turquía y México.

Los beneficios de la energía geotérmica

La energía geotérmica presenta múltiples beneficios. En primer lugar, a diferencia de los combustibles fósiles, su uso no emite gases de efecto invernadero ni otros contaminantes atmosféricos. Por lo tanto, es una forma de energía limpia que contribuye a la lucha contra el cambio climático.

En segundo lugar, la energía geotérmica es una forma de energía renovable e inagotable. Como el calor del interior de la Tierra es constante, la energía geotérmica no sufre fluctuaciones debido al clima o las condiciones meteorológicas.

En tercer lugar, la energía geotérmica es muy versátil. Puede utilizarse para la generación de electricidad, la calefacción y la refrigeración de edificios, la producción de agua caliente y para procesos industriales.

El potencial de la energía geotérmica

A pesar de sus beneficios, la energía geotérmica también presenta desafíos. Uno de los principales obstáculos para su desarrollo es la necesidad de encontrar yacimientos geotérmicos adecuados. Los yacimientos deben tener una temperatura y una presión determinadas para poder ser explotados, y no todos los lugares de la Tierra cuentan con estas características.

Sin embargo, se estima que el potencial de la energía geotérmica es enorme. Según el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), la energía geotérmica podría proporcionar hasta el 10% de la electricidad mundial en 2050.

Otro factor que limita el potencial de la energía geotérmica es su coste. La construcción de plantas geotérmicas puede resultar costosa, especialmente en comparación con las centrales de combustibles fósiles o las plantas de energía solar y eólica. Sin embargo, los costes de la energía geotérmica han ido disminuyendo en los últimos años y se espera que continúen disminuyendo en el futuro.

Los diferentes tipos de plantas geotérmicas

Existen varios tipos de plantas geotérmicas, cada una de ellas diseñada para aprovechar distintos tipos de recursos geotérmicos. A continuación, se describen algunos de los tipos más comunes:

– Plantas de vapor seco: utilizan vapor a alta presión y alta temperatura para generar electricidad. Este tipo de planta es el más común y puede utilizarse tanto en yacimientos de vapor como en yacimientos de agua caliente seca.

– Plantas de ciclo binario: utilizan un líquido de trabajo cuyo punto de ebullición es más bajo que el agua para generar vapor y generar energía eléctrica. Este tipo de planta puede utilizarse en yacimientos de baja temperatura.

– Plantas de agua caliente seca: utilizan agua caliente a alta temperatura para generar energía eléctrica. Este tipo de planta puede utilizarse en yacimientos donde no hay vapor disponible.

– Plantas de agua caliente flash: utilizan agua caliente a alta presión y alta temperatura para generar energía eléctrica. Este tipo de planta es común en yacimientos de volcanes o de geiseres.

Importantes puntos a considerar

A pesar de los beneficios de la energía geotérmica, hay algunos puntos que deben ser considerados para su correcta explotación.

En primer lugar, se debe tener en cuenta el impacto ambiental de la instalación de plantas geotérmicas. Aunque la energía geotérmica es considerada una forma de energía limpia, su explotación puede tener efectos negativos en el medio ambiente, como la emisión de gases de efecto invernadero, la alteración de los ecosistemas naturales, la contaminación de las aguas subterráneas o la generación de residuos peligrosos.

En segundo lugar, es necesario tener en cuenta la seguridad de las personas que trabajan en las plantas geotérmicas y de las comunidades cercanas. Debido a las altas temperaturas y presiones involucradas en la generación de energía geotérmica, es necesario tomar medidas de seguridad adecuadas para prevenir accidentes.

En tercer lugar, es importante considerar la posibilidad de que la explotación de yacimientos geotérmicos pueda tener efectos negativos sobre los acuíferos. La extracción de grandes cantidades de agua subterránea puede afectar el suministro de agua potable en la región.

Conclusión

La energía geotérmica es una alternativa prometedora frente a los combustibles fósiles y una forma de energía limpia e inagotable. Aunque presenta desafíos como la necesidad de encontrar yacimientos adecuados y su coste, su potencial es enorme y su uso puede contribuir significativamente a la lucha contra el cambio climático. Sin embargo, es importante tener en cuenta los potenciales efectos negativos sobre el medio ambiente, la seguridad de las personas y los acuíferos.


Publicado

en

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.